Buscar
  • Daniela Fernanda Leal Corral

La representación (mexicana) en producciones animadas

Cuando era pequeña viví un tiempo en EUA, un día la maestra llevó un libro a clases. La historia trataba de un niño mexicano entrando a una escuela americana, justo como yo, el problema era que este niño molestaba a los alumnos, interrumpía a la maestra y en general era odioso. Los demás personajes del cuento hacían comentarios como “él es mexicano entonces no tiene buenos modales” o incluso “él es mexicano y por eso no sabe sumar ni restar”. En este niño se supone tendrían que ver a mi familia, a mis amigos y a mí...Lloré en clase y mis amigas me abrazaron, diciendo cosas como "yo no creo que seas así".


Años después me puse a pensar que quizá si yo no hubiera estado ahí, si yo no me hubiera ofendido, los demás alumnos solo tendrían (por un periodo de tiempo) a ese libro como imagen de lo que es un mexicano. Al crecer, comencé a entender la importancia de la representación, más aún en producciones dirigidas a audiencias jóvenes, en edades donde apenas están formando un criterio del mundo.


Las animaciones pueden ser muy influyentes en cuanto al pensamiento y acciones de las audiencias, no olvidemos las 32 producciones de propaganda anti nazi que la compañía Walt Disney creó durante la segunda guerra mundial, con el propósito de crear una imagen del enemigo, el pago de impuestos e invertir en el ejército o enlistarse.


Los más famosos siendo "Educación para la muerte: la creación del nazi" (1943) y el ganador del Oscar “Der Fuehrer’s face” (1943).











No debemos olvidar tampoco la manera en que grupos de minorías se mostraban en producciones como “Coal Black and de Sebben Dwarfs”, entre otros cortos de Warner Bros y Disney; volviéndose estereotipos dañinos que, al mostrarse en los medios, se otorgaba el poder a la audiencia para referirse a estos grupos de manera despectiva. 

 

Creo que un buen ejemplo de esto es el capítulo de “Squirrel Jokes” de Bob Esponja, donde Bob, al querer ser un comediante para el show del Crustáceo Cascarudo, basa todo su número en comentarios burlándose de las ardillas, hiriendo los sentimientos de su amiga Arenita y provocando el hostigamiento que recibiría durante el episodio. Claro, es un capítulo de Bob Esponja en donde todo se resuelve de manera sencilla, pero plantea la idea principal: Si lo vemos y escuchamos en los medios entonces se acepta.

 

En la página Master Intelligence & Innovation Culturelles en la entrada “The representation of POC (People of Color) in Hollywood, A Case Study” dice que:

“Los estereotipos tanto en películas como en programas de televisión han dañado de manera insidiosa la forma en que las personas ven a ciertas minorías”

ya que hay un impacto psicológico vinculado a la representación en los medios. Michael Morgan, profesor retirado de la Universidad de Massachusetts, dirigió una investigación sobre el efecto de la televisión en la autoestima, centrando su trabajo en los niños: 

"Si los niños (de color) solo son conscientes de las representaciones negativas de las personas de color en la pantalla, comienzan a considerarse bajo la misma luz antagónica".

La representación frecuente de un grupo puede llegar aceptarse como una realidad.


No puedo hablar por todas las culturas representadas en producciones animadas, pero sí quiero dar mi opinión acerca de la manera en la que se proyecta al latino (específicamente al mexicano), porque yo pertenezco a este grupo. Por ahora, opinaré solo de la forma en la que nos representan desde fuera, ya que hablar de la manera en la que nosotros mismos nos representamos es un tema extenso y merecedor de su propio espacio.


No quiero decir que personas ajenas a la cultura no deban hacer producciones hablando de dicha cultura, en su mayoría las producciones así son fruto de acercamientos profundos, sin embargo, al no estar inmersos completamente, muchas veces caen en el uso de tropos. Para los que no conocen el término, un tropo es una herramienta de narración, un atajo para describir situaciones o personajes que se asume la audiencia reconocerá. En el caso de México usualmente se ven tropos como, “El Macho”, “El Don Juan” y “La Doña”. Desde que Speedy Gonzales se presentó en 1955, los personajes latinos animados han seguido una serie de características similares. El tropo más común para caracterizar a un mexicano es el de dibujarlo moreno, aunque en la vida real, América Latina comprende una variedad de ancestros y grupos étnicos, entre la población indígena, descendientes de colonos españoles, portugueses y africanos, además de inmigrantes de Europa y Asia. 

Los tropos no son malos, pero hay que usarlos solo como una base que pretende ser ajustada dependiendo de la historia, de lo contrario solo se tipifica al personaje. 


Hay que preguntarnos si la etnicidad del personaje en pantalla es relevante para la historia o solo es casual, porque no solo se deben agregar personajes diversos cuando su etnicidad es parte de la historia.  Tomemos como ejemplo a Marco Díaz de “Star Vs Las Fuerzas del Mal”, su ascendencia mexicana no es la parte relevante de la historia, la esencia del personaje está en su personalidad y en cómo se relaciona con los demás personajes, lo mismo sucede con Diane de “Bojack Horseman”, su ascendencia vietnamita no afecta su arco porque este está centrado en su crecimiento personal. Hay que crear personajes redondos, sin importar su etnicidad, con los que te puedas identificar a pesar de los rasgos físicos y culturales, y así sensibilizar a las audiencias.

“El Tigre: Las Aventuras de Manny Rivera” tuvo y tiene un impacto importante en audiencias mexicanas, ya que es de las series que capturan el encanto, formas y colores que se asocian con México.

Se desborda la pasión que Jorge Gutiérrez y su equipo pusieron en esta serie para marcar un acercamiento de culturas. “El Tigre” hizo que más de un niño mexicano pudiera verse en pantalla. 



Ya que hice la mención obligatoria de “El Tigre”, les mostraré la serie animada que en mi opinión (muy personal y 0 profesional) destaca al usar la cultura mexicana para establecer su historia y personajes… No es perfecta, pero es buena…

Mucha Lucha dominó la audiencia del 2002 al 2005, con 3 temporadas, 53 episodios y una película.  Esta serie de niños luchadores no es perfecta, tiene sus problemas, pero, solo vean un momento al line-up de personajes, lograron capturar una diversidad amplia proveniente del mestizaje, con personajes de ascendencia asiática, europea e indígena.

Además, en sus historias hay muchos guiños a aspectos culturales mexicanos poco abordados, una buena amiga me comentó que su episodio favorito es el de “Ladrón de Rábanos” porque se basa en una tradición Oaxaqueña donde se hacen figuras labradas en rábanos, tradición que ella frecuenta desde niña. Ver este pequeño aspecto de su vida representado en televisión es algo importante que deja recuerdos agradables y más razones para sentir orgullo de la cultura que nos precede. Cosas pequeñas como verlos comer buñuelos, los ritmos de cumbia en la intro y la manera en la que los “malos” son luchadores no enmascarados (aludiendo a los rudos de la WWE) son detalles que se agradece puedan tener un lugar en los medios, porque acercan un poco más nuestra cultura al mundo.

Si esperaban que dijera que debemos abolir a todos los medios donde nos han representado con jorongo y sombrero... pues no, estoy bastante segura que a muchos incluso nos divierte cuando nos asocian con estos elementos. Pero, recordemos siempre que "ser mexicano" no es una personalidad, "ser latino" no es suficiente para crear personajes creíbles con los que la audiencia se pueda relacionar.


Debemos alejarnos de los "personajes tipo" y aprender a usar los tropos solo como herramientas. Ampliar la diversidad mientras se presentan personajes redondos. 


Desde pequeña era medio ñoña, bien portada, de notas altas (básicamente era la morra de los plumones). Al llegar a EUA, con “Mucha Lucha” pude verme en el personaje de "Buena Niña”, suena ridículo ahora, pero para mí yo me parecía a ella, no ese niño del libro que leímos en clase. Este es el sentimiento que todos deberían poder tener, la felicidad de parecerse a personajes con los cuales decir “mírenme soy mexicano, soy diverso, y eso es genial”. 


 

Gracias por leer hasta aquí, los invito a ver el video de esta entrada. Dejen sus comentarios y opinemos juntos para entender, crear y levantar la industria.

Nos vemos en la siguiente entrada

Dani









 

Referencias y links interesantes:

Derzyan, T. (2019, 18 mayo). The Influence of Cartoons on Children’s Socialization. Recuperado de https://enlightngo.org/language/en/post/7795

How Cartoons and Propaganda were used Against Jews and Nazis During WWII | Teen Ink. (2011). Recuperado de http://www.teenink.com/college_guide/college_essays/article/420241/How-Cartoons-and-Propaganda-were-used-Against-Jews-and-Nazis-During-WWII/

P. (2018, 11 diciembre). The representation of POC (People of Color) in Hollywood, A Case Study. Recuperado de https://paris7masterculture.wordpress.com/2018/12/10/the-representation-of-poc-people-of-color-in-hollywood-a-case-study/

R.M. (2010, 3 noviembre). History of animated Latino characters. Recuperado de https://www.mysanantonio.com/sacultura/conexion/article/History-of-animated-Latino-characters-790833.php

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo